Columnas de opinión

Nuestro compromiso con la prevención del VIH/SIDA

Sí existen políticas de prevención en Chile… Desde los extra muros del Estado, desde aquellas personas y organizaciones que no han bajado la guardia desde que el virus irrumpió en nuestro país, en nuestro cuerpo físico y en nuestro cuerpo social.

Sí. Hoy existen más personas que han adquirido el VIH y hay preocupación desde los médicos por aumentar la cobertura ante el diagnóstico y el tratamiento. Del mismo modo, advertimos poca fuerza y voluntad política desde las autoridades responsables. Las comunidades afectadas por años han levantado la alerta y que las políticas de prevención efectiva en VIH/SIDA e ITS continúa siendo un compromiso pendiente desde el Estado.  Prevenir con educación. Compromiso entre ministerios de salud y ministerios de educación de América Latina suscrito en el año 2008, donde Chile a la fecha esté muy lejos de estar al día.  

 

“La prevención fue dejada de lado por salud”, es una tremenda deuda expresada por una de las más importantes expertas en salud pública como es la Dra. Cecilia Sepúlveda o la ex diputada Fanny Pollarolo, gestora de la Ley del Sida y Rodrigo Pascal, referente de la Red Nacional VIVO POSITIVO, diagnóstico expresado y compartido en un coloquio realizado el 19 de mayo de 2017 en conmemoración de quienes han fallecido a causa del SIDA.

 

 Las organizaciones de la sociedad civil y las agrupaciones de personas viviendo con VIH/SIDA han mantenido su trabajo a nivel de comunidad, no solo en acoger y apoyar a las personas afectadas, sino y muy a contra corriente, han mantenido las acciones en la prevención y la sensibilización hacia la comunidad, incluyendo el testeo como lo hace desde hace 25 años Redes de Orientación en Salud Social RED OSS de la comuna de Conchalí. ¿Logran algo? Mucho para algunos, una raya en el agua para otros. Sin embargo, ahí estamos, ante una sociedad prejuiciosa, llena de ignorancias, mitos y trabas de todo orden moral y religioso que entrampa que los y las jóvenes de este país tengan el cuidado y protección ante el resguardo de su salud.

 

Las organizaciones de la sociedad civil queremos  que el estado  chileno cumpla con los compromisos que ha suscrito frente a la comunidad de países ante la implementación de políticas públicas que respeten los derechos humanos, los principios democráticos y las orientaciones para dar respuesta nacional ante la epidemia del VIH/SIDA. Mayor participación de las personas afectadas,  saben lo que necesitan y son necesarias para el diseño y control de la política.

 

El Estado de Chile está obligado legal y éticamente, es su deber promover el derecho a la información oportuna, veraz y de calidad en materias relativas a la prevenir el VIH/SIDA y las enfermedades de transmisión sexual, especialmente en adolescentes y jóvenes de cualquier sexo, identidad sexual, género, religión,  cultura o de cualquier categoría que algunos académicos los encasillan.

 

Se valora el último al Informe ONUSIDA que despierte la urgencia que se ha desatado en los medios de comunicación, es una realidad sabida por el Ministerio de Salud, por las autoridades  médicas, por las organizaciones sociales contrabajo en VIH, realidad dolorosa para quienes están los afectados y afectadas por el VIH, para toda persona que va sabiendo de su diagnóstico.

 

La Ministra de Salud dijo a la prensa que “todos somos responsables”. Una terrible verdad, debemos hacernos cargo de aquella aseveración, pero no podemos equivocar nuestro análisis. El Estado de Chile, Salud y los intersectores tienen una responsabilidad ineludible. Debieran otros ministerios asumir acciones activas, sin duda.

 

Los medios de comunicación también tienen una tremenda importancia en el problema que hoy se ha destacado, porque solo si es noticia sin contenido, poco avanzamos. El impacto del VIH/SIDA importa, podremos avanzar en prevención cuando las personas no tengan miedo o mitos sobre si tienen o no el VIH. Hacerse el examen para saberlo es importante pero no es suficiente para evitarlo. El VIH/SIDA es una condición de salud tratable pero antes que eso es prevenible.

 

No es deseable que solo sepamos sobre nuevas cifras de aumento del VIH/SIDA porque se amplió la cobertura del examen. Las personas, especialmente adolescentes y jóvenes merecen un mejor trato y tenemos que ampliar los espacios de información y más importante aún los espacios de conversación para que reciban información, despejen sus dudas, reciban preservativos gratuitamente y logren saber que significa constituirse en una persona con conductas preventivas. Ojalá la campaña de prevención en VIH/SIDA que se presentó este jueves 3 de agosto provoque debate y búsqueda de información. Todo aquel que tiene responsabilidad del cuidado o desarrollo de jóvenes, sean padres, madres, familiares, escuelas, centros de salud, grupos sociales, clubs. Todos y todas tenemos el compromiso de llevar este tema a la discusión pública sin miedos ni prejuicios.

 

Luz María Yaconi

Directora Ejecutiva de Fundación Savia

3 de agosto de 2017

Encuesta

¿Conoce el condón femenino?