Columnas de opinión

La integración como reto para la sociedad

 

Graciela Flores, secretaria y monitora sociocultural de Fundación “AbraZemos a un amig@”

He vivido el Candlelight desde hace ya 15 años, desde que mi hijo Marcelo fue notificado del virus del VIH. Sin embargo, a partir del año 2000, luego de la muerte de mi hijo, esta vigilia tomó otro sentido, porque si antes participábamos para recordar a aquellos amigos que habían partido por causa de este virus, ahora empezaba a ser algo más propio, más íntimo.


Perdí un ser querido y uno cree que eso jamás sucederá, porque siempre se dice que son los hijos los que despiden a los padres, no al revés. Eso da un tremendo vuelco en la vida.
Desde ese momento, como familia, hemos vivido cada Candlelight con mucho más sentimientos, con vida propia y con la idea que en todo el mundo, y en especial en la Región de Valparaíso, no se olvide esta fecha, al igual que el Día Mundial del Sida, porque son fechas emblemáticas, que nos recuerdan y nos alientan a seguir en pie por la lucha de los derechos de las personas con VIH, ya sea en el ámbito de la salud, la educación o lo laboral.
Esta vigilia mundial también nos ayuda a recordarles a nuestras autoridades que el Sida existe, que hay personas que viven con VIH y que ya fallecieron muchas otras, además de señalarles lo estigmatizado que aún está este problema en nuestro país.


En “AbraZemos a un amig@”, como la única agrupación que ayuda a personas viviendo con VIH en la región, tratamos de darle un sentido, más que de pena o dolor por los que han partido, de integración y sensibilidad sobre el tema, a las personas de nuestra comunidad, como a las autoridades y creo firmemente que hemos ido logrando algunos cambios en su mentalidad.


Uno de los grandes desafíos que tenemos es que las personas que viven con VIH no sientan el temor a ser discriminados y a la estigmatización, porque ese miedo no nos permite avanzar.
El llamado que hacemos es a participar, a integrarse, a que las autoridades se vayan sensibilizando con el tema, con el fin de dar la confianza necesaria para que la gente que vive con el virus sienta que no será discriminada en distintos aspectos, ni sientan temor de cómo la sociedad va a reaccionar. Éste es un trabajo que tenemos que hacer en conjunto como sociedad.

 

Encuesta

¿Conoce el condón femenino?