Columnas de opinión

Prevención y/o detección de virus: debate sobre la campaña del VIH/SIDA del Ministerio de de Salud

Por Víctor Parra H.
Observatorio Políticas Públicas en VIH, SIDA y Derechos Humanos
Fundación Savia

Como Observatorio de VIH/SIDA y Derechos Humanos de Fundación SAVIA, vemos con preocupación aspectos de la reciente instalación pública de la Campaña del MINSAL. Sobre la materia, un miembro del equipo del Observatorio nos entrega sus reflexiones sobre ésta.

Por segundo año consecutivo, el gobierno chileno utiliza el espacio de la campaña de comunicación social de prevención del VIH y SIDA para promover la toma del examen en forma masiva. Una vez más observamos con preocupación, como las autoridades de salud no toman en cuenta el trabajo colaborativo entre el Estado y la sociedad civil, al no considerar en el diseño de la campaña las opiniones de las de las organizaciones que trabajan directamente con las poblaciones más afectadas por la epidemia.

Nuevamente la campaña responde a necesidades salubristas, centrando su objetivo en la pesquisa y el levantamiento de datos sobre los casos afectados por el VIH. Visión que no estando del todo errada y que puede ser valorada desde el enfoque biomédico, no considera los aspectos psicosociales y culturales que enfrentan las personas al momento de exponerse al riesgo de adquirirlo.
En comparación a las dos campañas anteriores, algunos de los contenidos han sido mejorados, sin embargo sus mensajes, aún se encuentran muy alejados de la prevención real. Si bien valoramos las modificación de la frase que acompañaba a la posibilidad de recibir un resultado negativo “me quedo tranquilo”, reemplazada por “me sigo cuidando igual”, consideramos que se sigue asumiendo que las personas saben y manejan adecuadamente las medidas de prevención, las cuales sólo se muestran en imágenes durante los 3 últimos segundos de cada spots.
La experiencia recogida por Fundación Savia, tanto a través del trabajo directo con las personas y organizaciones, así como en los resultados obtenidos en la evaluación de la campaña 2011, realizada por el Observatorio de Políticas Públicas en VIH, SIDA y Derechos Humano, nos muestra realidades muy distintas. En ellas reconocemos que la mayoría de las y los chilenos no tiene incorporado el uso consistente del preservativo en su vida sexual, no existe una comprensión clara del significado de mantener una pareja única y como ésta puede transformarse en un método de prevención. Así mismo, tampoco existe claridad sobre el significado y la forma en que es posible implementar el concepto de abstinencia como un método de prevención efectivo. Falta un paso previo en el enfoque de la política de prevención del VIH, en sus acciones y mensajes de campaña, que permitan que cada persona se transforme en un sujeto preventivo, autónomo y responsable de su autocuidado.

“El VIH no mata, tu miedo al examen si”… es el eslogan central de la compaña. ¿Será realmente el miedo al examen el que mata? Esta simple frase representa un ejemplo claro del desconocimiento del contexto sociocultural y emocional de la población a la cual se dirigen los mensajes. Cómo negar el legítimo miedo de una persona de enfrentarse con un resultado positivo para VIH, el miedo al rechazo, a la discriminación y a la estigmatización. Nuestra sociedad, nuestra comunidad y muchas de nuestras familias aún no se encuentran preparadas para aceptar abiertamente a las personas que viven con VIH.
Pensar que el acceso oportuno a tratamiento antiretroviral es la mejor solución para mejorar la calidad de vida de las personas afectadas, demuestra la desconexión de las autoridades de salud de nuestro país con la “realidad” que enfrenta cada persona en su cotidiano. La muerte social de muchas personas que viven con VIH, generada por la culpa, los miedos, la segregación, el rechazo y la discriminación no se “cura” con medicamentos.

 

 

Encuesta

¿Conoce el condón femenino?